El profesor Leonardo Agostino, de 44 años, detenido en relación con el asesinato de la adolescente Anahí Benítez, fue liberado en las últimas horas por "falta de mérito" tras declarar ante la fiscal Verónica Pérez, Titular de la UFI Especializada en Violencia de Género de Lomas de Zamora.

No obstante, aunque quedó en libertad Agostino seguirá siendo investigado. En tanto, el otro sospechoso, apresado el domingo a la noche, declarará en las próximas horas, informaron fuentes judiciales.

Ayer, un nuevo informe en relación a los detalles sobre el cuerpo de Anahí Benítez permiten establecer a los investigadores que la adolescente fue golpeada por sorpresa antes de ser asesinada por asfixia en la localidad bonaerense de Llavallol.

Fuentes judiciales anticiparon anoche a NA que el juez de Garantías de Lomas de Zamora, que interviene en la causa, Sebastián Monelos, tomó la determinación con Agostino, quien igual seguirá imputado por el homicidio de la joven y deberá establecer domicilio dentro de la provincias de Buenos Aires.

El profesor no podrá ausentarse del domicilio que fije por más de 24 horas y tendrá que presentarse ante la Justicia cada vez que lo requiera el magistrado o las fiscales.

Detalles importantes sobre la muerte de Anahí

Luego de estudios pormenorizados al cuerpo de la chica, que al momento de ser hallada se encontraba completamente desnuda, fuentes policiales confirmaron que presentaba un corte en el pómulo derecho de por los menos un centímetro de profundidad, otro en el párpado y un golpe con hematoma en la frente.

Ese impacto la habría dejado desvanecida y por eso al momento de ser asfixiada con algún objeto no opuso resistencia ni hubo intentos de defensa porque permanecía inconsciente, por lo que el detalle de la muerta de asfixia por sofocación coincidiría con ese hecho.

Asimismo, algunos chats descubiertos permitirían confirmar que entre Anahí y Agostino se habría generado una relación amorosa, que se tendrá que investigar si tiene o no relación con el crimen de la adolescente o si es es delito aparte -ella era menor de 16 años- que deberá afrontar el docente.

Rastros y pistas importantes en la casa del segundo detenido

Por otra parte, la Policía halló rastros de sangre que serán sometidos a pericias en el interior de la casa de Marcos Bazán, el segundo detenido en torno al asesinato de la adolescente.

Según la fiscal especialista en Violencia de Género de Lomas de Zamora Verónica Pérez, en la casa de Bazán, un hombre de 34 años que reside al lado de la estación Santa Catalina del ferrocarril Roca, línea Haedo-Temperley, se encontró "arroz, como el que había comido Anahí, manchas hemáticas, una pala y un celular".

Pérez reveló que a la casa de Bazán se llegó gracias al rastro que marcó un perro que aportó la Municipalidad de Escobar para contribuir a la investigación. En ese sentido, en declaraciones a Radio La Red, indicó que la forma en la que el perro marcó el rastro en la casa de Bazán "fue muy contundente", y ese mismo lugar había sido mencionado por la adolescente en las anotaciones que hacía en un cuaderno.

Fuentes policiales informaron a NA que Bazán tenía antecedentes penales por drogas, una de ellas del 5 de marzo de 2003, la cual ya prescribió, y otra el 20 de diciembre de 2013, ambas por infracción a la Ley 23.737 de drogas y ante el Juzgado Federal número 1 de Bahía Blanca.

Al ser consultada sobre el vínculo con el docente que tenía Anahí, la fiscal sostuvo que "había pasado el límite de una relación normal entre una alumna y un profesor, basado en la obsesión que tenía por él la nena".