En medio de la oleada de denuncias por abusos que sacude a Hollywood, Leonor Benedetto tomó una inesperada postura a pesar de confesar que su hija fue víctima de abuso sexual por parte de un portero cuando tenía entre 10 y 12 años y aconsejó “tomar con un poco de humor” algunas situaciones que son denunciadas como acoso sexual.

Me parece una locura arruinarle la carrera a Kevin Spacey cuando un pendejo de 14 años estaba en una fiesta de adultos, donde había drogas y alcohol. ¿Y qué hacía allí?“, cuestionó la actriz en el ciclo La Conversación de Carlos Ares por Radio de la Ciudad.

Sin embargo, Benedetto diferenció el caso del protagonista de House Of Cards con el de Harvey Weinstein ya que “ese señor es un enfermo“, expresó en referencia al productor.

Confesó, en tanto, un episodio del que fue víctima su hija, y del que ella se enteró mucho tiempo después: “Me enteré hace no mucho, que a mi hija cuando tenía entre 10 y 12 años, un portero la tocaba y nunca me lo dijo. Me lo contó cuando ya era grande, odié la situación cuando lo supe, y la excusa del niño de no hablar, es para no generar problemas a los padres”.

Embed

Lejos de hacerla reflexionar sobre una situación tan delicada, la actriz remarcó: “Yo me acuerdo que cuando tenía 12 años e iba al almacén en Paraná, me tocaban la cola ¿y cómo se evita eso? yo también decía ‘mi papá lo mata.

Para terminar, Benedetto fue más lejos y advirtió: “Cuando un jefe te elogiaba con algo subido de tono, era algo que producía cierto orgullo, nosotros no lo veíamos así, como un abuso·.

Sostuvo que “si un piropo subido de tono es un abuso, no estoy muy segura, eso lo pueden decir las mujeres que de verdad han sido abusadas” y cuestionó que “se ha banalizado el tema”.

“Creo que a las mujeres se nos está yendo la mano, desde que apareció el feminismo sobre la faz de la tierra, lo cual es muy justo, las mujeres nos estamos yendo de mambo, a lo mejor hay que tomar algunas cosas con humor”, sentenció.