La campaña por impedir que el ajuste del Gobierno a través del tarifazo se lleve puesto a los más débiles llegó al Congreso, donde por iniciativa de una madre se presentó un proyecto de ley para otorgar tarifa de luz gratuita a aquellos pacientes electrodependientes, cuyo consumo del servicio es elevado y los pone, literalmente, en una disyuntiva de vida o muerte a la hora de pagar las facturas.

La propuesta es impulsada por Mariela Duarte, madre de Catherina, niña de 14 meses de edad que debe estar conectada las 24 horas a un respirador artificial y una sonda que la ayuda a digerir los alimentos. La familia pasó de pagar entre 300 y 400 pesos de luz el año pasado a más de 1.500, informaron a El Destape.

"No son ciudadanos de segunda"

Mariela viene impulsando la campaña "Una luz para ellos" para que todo el país tome consciencia del riesgo que corren estos pacientes, luego de que comenzara el reclamo por su hija y lograra que Edenor le brindara un grupo electrógeno que la ayuda a mantener a su niña con vida.

"Hay gente que necesita electricidad para vivir"

En conversación con este portal, Mariela remarca que los pacientes electrodependientes "no son ciudadanos de segunda". "Inicié esta campaña para que la gente sea consciente de lo que está pasando", afirmó.

Por ello, Mariela se contactó con diputados del Frente para la Victoria, la izquierda y la UCR y los primeros, a través de Carlos Castagneto, presentaron un proyecto de ley para que se otorgue el 100% de subvención a la tarifa de luz. Para lograrlo, se abriría un registro de electrodependientes. A su vez, establece la obligación a la empresa distribuidora de otorgar un grupo electrógeno en aquellos domicilios donde existan estos beneficiarios y se deba, por razones de fuerza mayor, cortar el suministro regular.

El proyecto establece tarifa de luz gratuita para electrodependientes y la provisión de un grupo electrógeno cuando se deba cortar el suministro

La madre de Catherina se quejó porque nadie del Gobierno nacional se contactó para darle una mano, ni del cuestionado ministerio de Energía ni de Desarrollo Social. "Solo se contactaron con algunos padres que están en la Asociación Argentina de Electrodependientes", denunció.

"Los electrodependientes no son ciudadanos de segunda, tienen sus propios derechos. Hay gente que necesita electricidad para vivir, respirar, es el derecho a la vida", sentenció.