A pesar de las ofertas y promociones que se lanzaron al mercado, las cantidades vendidas por los negocios minoristas cayeron 4,8% frente a la misma fecha del año pasado.

Con relación a las preferencias de los lugares para comprar, este año el 10% adquirió por internet, el 5% en supermercados, mientras que la mayor parte del público se volcó a los comercios de barrios ya avenidas. Así lo indicó este domingo la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Ante la pérdida de poder adquisitivo de los salarios por el impacto inflacionario, la mayoría de las familias optó este año por "obsequios discretos" para las madres, principalmente indumentaria. La baja registrada en las ventas fue menor a la que auguraban los comerciantes debido a la tendencia que el consumo viene mostrando a lo largo del año, con caída de hasta el 20% en algunos rubros.

El ticket promedio en los comercios relevados fue de 540 pesos, un 18,7% superior al de 2015, lo que refleja "cierto cuidado en los gastos si se tiene en cuenta que en un año los precios subieron cerca del 40%", destacó CAME.

"Las familias optaron este año por obsequios discretos, lo que le dio más relevancia a rubros de menor magnitud como flores y plantas, bijouterie o regalerías", puntualizó el informe difundido este domingo.


En esta nota