La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, salió a respaldar a las fuerzas de seguridad luego de asesinato de Rafael Nahuel y de la brutal represión a un miembro de la comunidad Mapuches. Además, lanzó una fuerte advertencia para los que “no respeten la ley”, entre otras frases que dijo en una conferencia de prensa en Casa Rosana.

  • "Nosotros no tenemos que probar nada. A la versión que nos da la Prefectura le damos carácter de verdad. Las fuerzas de seguridad fueron enfrentadas por un grupo violento".

  • "Nosotros les vamos a dar claras instrucciones a nuestros efectivos. No van a aceptar ninguna orden ilegal, antijurídica, que invierta el Estado de Derecho, como por ejemplo que un lugar no pueda ser custodiado o que se palpe a los efectivos”.
  • “Esto es muy importante: esta es una decisión de fondo que implica dónde está la ley y qué tienen que hacer cada una de nuestras fuerzas de seguridad".

  • "Nosotros no vamos a aceptar ninguna orden ilegal. Si hay alguien que dice que no se puede entrar a una parte del territorio argentino, nosotros no tenemos ningún límite más que la Constitución”
  • "La violación de la ley en la Argentina tiene y va a tener consecuencias".

  • “Los grupos mapuches han tomado la violencia como forma de acción política”.
  • “No va a haber diálogo con grupos violentos”.
  • “La gente del sur está protegida y se acabó el mundo del revés”.

A las alarmantes declaraciones de la ministra que dejan entrever que le dará vía libre a las acciones que lleve a cabo las fuerzas de seguridad, se suma el comunicado del Ministerio sobre los hechos que tuvieron lugar en Villa Mascardi, en el cual asegura que “los dos miembros de Prefectura que quedaron en el lugar escucharon gritos que aparentaban ser gritos de guerra y observaron el desplazamiento de un grupo de entre 15 y 20 personas encapuchadas, con máscaras antigases de tipo militar y banderas con lanzas que en sus puntas tenían atados cuchillos” y agrega que “otros portaban armas blancas, por lo que la patrulla de Prefectura esperó escondida entre la vegetación para evitar ser descubiertos”.

Y advierte que “el grupo de personas comenzó a avanzar utilizando movimientos tácticos militares y adoptando una formación de emboscada envolvente sobre los cuatro efectivos, lo que demostraba la preparación militarizada del grupo, que sumada a las máscaras de gas, daban la impresión de un grupo preparado para un evento violento”.