Un nuevo escándalo se desató en Quilmes, cuando se conocieron audios de policías locales que cobraban coimas para hacer “quintas”, a lo que se le llama en la jerga policial a realizar guardias fijas fuera de protocolo a cambio de dinero.

LEÉ MÁS: El Vaticano desmintió a TN: Francisco no vendrá a la Argentina en 2018

La denuncia obligó a las autoridades a apartar de sus cargos a los jefes de la policía comunal investigados, la cual es gestionada por el Secretario de Seguridad de Quilmes, Matías Zarco, nombrado a principio de año por el Intendente de esa localidad y cocinero, Martiniano Molina.

Embed
molina zarco 2

Zarco, quien tuvo que ir a dar explicaciones al Concejo Deliberante, quedó absolutamente comprometido en la investigación, aunque Molina todavía lo mantiene en su cargo. Se desprende de los audios que, entre otras tareas tales como custodiar comercios o empresas, los policías locales estaban obligados también a custodiar el colegio al que acuden los hijos del funcionario responsable de la seguridad local.

Embed

Además, el propio Zarco salió a bancar públicamente al ahora ex jefe de la Policía quilmeña, Pablo Fuchs, al afirmar que “la Municipalidad no intervino para pedir la renuncia de Fuchs apenas se conocieron los audios porque si la sola denuncia alcanza para que cualquier persona pierda su trabajo, mañana podemos salir a denunciar a cualquiera y arruinarle la vida laboral”, según declaraciones que dio al medio local El Termómetro.

Embed
martiniano molina chef

El modus operandi era el siguiente: los policías, que tenían la responsabilidad de realizar los patrullajes de rutina, se quedaban asentados en algún punto fijo custodiando comercios o empresas que les pagaban un ´canon´ de entre $2.000 y $3.000 semanales, además de cobrar del municipio que gobierna Martiniano Molina los adicionales que en realidad no realizaban, y de los cuales debían ´dejarle´ a sus jefes un 70%.