La Ciudad de Buenos Aires, la más rica del país, decidió recortar el presupuesto para los programas de asistencia a víctimas de explotación sexual menores de edad, recuperación de adicciones y acompañar a mujeres que sufrieron abuso.

Embed

La Dirección de Niñez tiene casi 100 niños en lista de espera para ingresar a hogares por falta de vacantes. Los hogares están superpoblados: no debería haber más de 30, pero alojan a 50 niños.

El único plan que atiende en forma integral a niños y niñas víctimas de explotación sexual vio disminuido su equipo profesional a un tercio, denunciaron los trabajadores de ATE.

Sumado a esto, el año pasado la Legislatura porteña declaró la emergencia nacional en adicciones. Sin embargo, en 2017 el Ejecutivo le bajó el presupuesto de la Dirección de Adicciones de la Ciudad en más del 20%.

Por la violencia de género, se estableció por ley que cada comuna debía contar con un Centro Integral de la Mujer. No obstante, aún quedan ocho en las cuales las mujeres no tienen acceso a acompañamiento legal y psicológico. Faltan refugios, casas de medio camino y políticas habitacionales y laborales para que las víctimas no dependan económicamente de sus agresores.

Debido a todo esto, trabajadores del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño nucleados en ATE denunciaron “el vaciamiento sistemático de los programas de las áreas más sensibles después de diez años de gestión del PRO en la Ciudad”.

Mediante un comunicado, adelantan una movilización el miércoles a la Legislatura por “la acuciante realidad que se vive en los diferentes dispositivos del sector y la vulneración de derechos de la población con quien trabajamos. Resulta evidente como las políticas del PRO estuvieron orientadas a beneficiar al sector privado en detrimento del fortalecimiento de lo público, mercantilizando los derechos, desresponsabilizando al Estado de su promoción y restitución”.

LEER MÁS: Intiman a la Ciudad por la reforma educativa con pasantías gratuitas

En esta nota