El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere privatizar el Sistema de Transporte Público en Bicicleta que, paradójicamente, el propio PRO creó. A través de un proyecto de ley que ya se encuentra en la Legislatura porteña, Larreta busca entregar el servicio hasta 2030.

La ley vigente contempla el arancelamiento pero el sistema es gratuito ya que la Ciudad mantiene el sistema subsidiado.

LEÉ MÁS: Primera privatización de la era Macri: ARSAT pasa a manos privadas

En el nuevo proyecto que presentó el oficialismo, la empresa que se haga con la licitación se encuentra habilitada a comenzar a cobrar por el punto 14.16.1, que establece que “los recursos para afrontar los gastos que demanda el Sistema de Transporte Público en Bicicleta pueden provenir de los generados por el propio sistema”.

Fuentes del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte prometieron a El Destape que "el sistema seguirá siendo gratuito" una vez privatizado, aunque no brindaron detalles sobre el método de financiamiento que utilizará la empresa que resulte ganadora.

Del mismo modo, el 13 de noviembre, el Gobierno porteño confirmó la intención de mantener la gratuidad del sistema pero no pudieron asegurar que se cumpla durante el lapso total que dure la concesión.

"¿Cuál sería el interés de una empresa privada en hacerse cargo de un servicio que no puede cobrar?", se pregunta la legisladora porteña Andrea Conde, quién consideró que el proyecto "parece destinado una vez más a darle un negocio redondo a empresas amigas perjudicando el patrimonio de todos los porteños y porteñas".

En esta nota