Jorge Lanata se puso a leer un poco y terminó contradiciéndose a si mismo al hablar del caso por la desaparición de Santiago Maldonado, el artesano ausente desde hace un mes, tras una dura represión de Gendarmería en Esquel.

En su columna de los sábados, el periodista citó a una ley nacional y a la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

Justamente estas dos fuentes contradicen al propio Lanata, que hace semanas viene insistiendo que se necesita un plan sistemático para poder catalogar una causa con esa carátula.

Embed

"Desaparición forzada -cito la ley 26679- se aplicará a “la persona o grupo de personas que actuando con el apoyo o la aquiescencia del Estado de cualquier forma privare de su libertad a una o más personas, cuando este accionar fuese seguido de la falta de información o la negativa a reconocer dicha privación de la libertad o de informar sobre el paradero de la persona”, aseguró.

Además, aclaró que "no se necesita que estas desapariciones se repitan ni se presume que exista un plan sistemático para que sucedan", basándose en el artículo 5 de la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

Embed

Hace dos semanas que el periodista del grupo Clarín viene argumentando que se intenta vincular al gobierno con la dictadura porque la carátula "desaparición forzada" implica un "plan sistemático".