Un informe de la UNSAM (Universidad de San Martín) le puso los pelos de punta al periodista Jorge Lanata, que se despachó con una insólita nota en el diario Clarín donde salió a defender que el Gobierno esté lleno de CEOs.

Allí, expresa sobre el estudio que muestra que de los 370 cargos más importantes del gobierno –entre ministros, secretarios y subsecretarios– más de un tercio está ocupado por ex gerentes del sector privado: "Chief Executive Officer (Director Ejecutivo, bah) se ha transformado en estos tiempos en una categoría ideológica. Categoría que funciona sólo si se le oponen los siguientes estereotipos: "empresa mala", "Estado bueno", "CEO pirata". Lo de "empresa mala" es variable, porque ese estereotipo convive con otros como "pyme buena", por lo que cabría preguntarse: si la moral de la empresa empeora con el tamaño, ¿pyme sería "malita"? Y maxikiosco ¿"santo"?", arranca el periodista estrella del Grupo Clarín.

Embed

Luego, ataca a un legislador por este mismo tema: "En uno de los grados más altos de la estupidez legislativa, el miembro de la secta, Guillermo Carmona, propuso en estos días un proyecto de ley para limitar el acceso de los CEO a la administración pública". Y agrega: "Si la propuesta de Carmona fuera un aviso clasificado del rubro trabajo habría que leerlo así: "Si usted es capaz, tuvo éxito, tiene experiencia de décadas en el área, no venga. Por favor, no vuelva eficiente al Estado"".

Para justificar la ingeniería polémica del Gobierno, Lanata afirma: "¿A quién se le ocurre poner en Agricultura a un experto en campo o en energía a un ingeniero del área? Como el razonamiento supone a los CEO como agentes encubiertos del mal, se da por descontado que llegan a la función para, necesariamente, hacer negocios en ella. Es curioso: ese punto de vista prefiere que el funcionario se haga millonario en la función y no antes de haberla ejercido".

Del estudio se desprende que en la Jefatura de Gabinete ocupan el 70% de los cargos jerárquicos, en Energía y Hacienda el 50%.


En esta nota