Jorge Lanata atacó a los estudiantes secundarios que se oponen a la reforma educativa impulsada por el gobierno de la Ciudad que entre otras cosas impone las pasantías no rentadas como mecanismo de aprendizaje.

"La mitad de los alumnos no termina el colegio y tienen serios problemas de comprensión de textos. Esto es, a gatas hablan y escriben en español. Sin embargo el colectivo secundario se siente particularmente iluminado para opinar sobre los planes de estudio a largo plazo y, si está en desacuerdo, actuar en consecuencia",escribió en el diario Clarín.

Lanata definió a las pasantías no pagas como “prácticas profesionalizantes" y alertó que este fue el punto que hizo estallar la polémica. "Ningún militante de centro estudiantil está dispuesto a laburar. En todo caso muchos expresan que “están para otra cosa” y sostienen que Macri Gato los negociará en una especie de tráfico de esclavos, entregándolos a las multinacionales", sostuvo.

LEER MÁS: Polémica por las "pasantías" no rentadas que quiere imponer Larreta

El periodista arremetió contra los estudiantes y explicó por qué se oponen al cambio: "Les molesta advertir que no habrá para ellos un sillón de ejecutivo sino, probablemente, un largo derecho de piso empezando de donde se encuentran".

Por último, Lanata se encargó de difamar a los profesores por celebrar que los alumnos participen de las clases. "En cualquier caso el problema resulta, creo, de la evolución de un largo y demagógico error, aquella pavada de “yo aprendo de mis alumnos” esgrimida por muchos profesores para reunir votos y ser mejor compañero. Esto ha logrado, con los años, convertirse en “los alumnos, en verdad, deben enseñar al maestro”. Los párvulos, entonces, protestan tomando escuelas y pidiendo, no que se los escuche sino que se los obedezca", escribió.