Tras diez horas de indagatoria, el técnico informático Diego Lagomarsino declaró sobre la causa de la muerte del fiscal Alberto Nisman que lo tiene como “partícipe necesario” y confesó que entre ambos había “una relación de amo-esclavo". También negó estar vinculado a servicios de inteligencia.

Después de declarar las 150 preguntas que preparó el juez federal Julián Arcolini, Largormarsino se quebró en llanto en varias oportunidades y contó que el fiscal lo llamaba "hasta 30 veces por día" por teléfono y que sostenían "una relación de amo- esclavo", confirmaron a NA fuentes judiciales.

LEÉ MÁS: Mauricio Macri sobre la muerte de Nisman: "Necesitamos saber quién lo hizo"

Según fuente judiciales consultadas por NA, el técnico explicó que era apoderado de una cuenta bancaria en los Estados Unidos "por pedido" del fiscal, porque su madre "estaba muy enferma".

Es su primera declaración en la causa por el crimen del fiscal de la causa AMIA, ante lo cual, Lagomarsino insistió en que él le entregó el arma por pedido de él "por temor en torno a la seguridad de sus hijas" y dijo que pensaba que los fiscales tenían permiso de portación legal.

"Le hice un favor y ahora esto me está destruyendo la vida", sentenció.