El líder de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), Roberto Fernández, confirmó que el sindicato se sumará a la movilización de la CGT del próximo 7 de marzo, por lo que habrá un "servicio limitado" en el transporte público de pasajeros. Fernández señaló que ese martes el transporte será "limitado, similar a un sábado, domingo o feriado" ya que su gremio dispondrá de un diagrama de trabajo especial para concurrir a la movilización.

"Entiendo que es una marcha muy importante. Esperemos que después del 7 el Gobierno se siente a ver si el cambio viene en serio, porque la economía no ha llegado a conformar a ningún trabajador", señaló Fernández en declaraciones radiales y agregó: "Estamos muy preocupados con la industria, con la desocupación que se está produciendo, esperemos que reflexione".

"Como gremio vamos a acompañar a los compañeros de la industria por esta situación tan difícil y la desocupación terrible. Me da la impresión de que el Gobierno no encontró la solución y que por eso no se ha sentado a dialogar, y esto es malo porque lo que hace falta es conversar, empezar a creer entre nosotros, los trabajadores, los empresarios y el Gobierno. Si no nos juntamos todos vamos a pasar momentos muy difíciles", apuntó.

Fernández también se refirió al apoyo que brindó la ex presidenta Cristina Kirchner a la movilización, el cual remarcó que "no ayuda porque confunde" y agregó: "Esto no es político, este es el movimiento obrero acompañando a los trabajadores de la industria".

"Lamentablemente esas cosas no las podés evitar, donde ven multitudes de trabajadores también se van a unir... Algunos son oportunistas", indicó respecto de la participación de militantes del kirchnerismo.