El dirigente de la UOM de la ciudad fueguina de Río Grande, Marcos Linares, manifestó la preocupación del sector ante la decisión del gobierno nacional de quitar aranceles a las computadoras importadas, ya que temen la pérdida de puestos de trabajo, por lo que no descartó adoptar "medidas de acción directa" para oponerse.

"Estamos por demás preocupados, entendemos que esta quita de aranceles sobre los productos terminados de las computadoras puede significar la pérdida de muchos puestos de trabajo y en ese sentido va la preocupación constante que mantenemos desde hace bastante tiempo", advirtió Linares.


El dirigente consideró que "una tras otra" las decisiones que ha ido tomando el gobierno de Macri "atentan de manera directa contra los puestos de trabajo de la industria metalúrgica de Tierra del Fuego".

La quita de impuestos para las computadoras que ingresen del exterior impactará "de manera directa" en la provincia porque las empresas "en el mejor de los casos, podrían llegar a producir los remanentes de stock que tengan en cada una de las plantas", explicó.

"No hay claridad sobre si van a seguir produciendo o no", manifestó el secretario adjunto de la UOM de esa ciudad. Por eso, la organización gremial y el congreso de delegados se encuentra "evaluando de manera constante la situación" y dijo que no descartan la posibilidad de resolver "medidas de acción directa, para tratar de defender y sostener cada uno de los puestos de trabajo que tenemos en las empresas".

En esta nota