Lo que parecía ser una victoria del gobierno de Mauricio Macri, se desvaneció en poco tiempo. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca y el viceministro de Gabinete, Mario Quintana, aseguraron en conferencia de prensa que hubo "un compromiso de no despedir hasta marzo de 2017" junto a empresarios y dirigentes de la CGT.

Sin embargo, el vicepresidente primero de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, advirtió que nadie, ni esa entidad ni el Gobierno, tiene potestad para evitar despidos ni por cuatro meses.


Funes de Rioja afirmó que la entidad "no" tiene "facultad para obligar" a los empresarios a no despedir personal, pese al promocionado acuerdo. "La UIA no tiene estatutariamente facultades para obligarlos" ni a evitar despidos ni a otras cosas", remarcó De Rioja.

En esta nota