El Senado tiene 5.038 empleados en planta permanente o transitoria, según los datos públicos que figuran en la propia web de la cámara. De todos ellos, 1.828 son asesores de sus miembros de forma individual o de los respectivos bloques. Entre los mismos, la Unión Cívica Radical es, a pesar de tener un grupo minoritario, la que más gente metió como contratada: casi 40 por senador.

Sin contar los 446 asesores que figuran trabajando para las comisiones, el FpV-PJ es quien más contrató en cantidad: 832. Pero es a la vez el bloque más numeroso, con 36 integrantes, lo que da un promedio de 23 empleados por senador. El número tiene en cuenta tanto aquellos que figuran contratados por cada senador como aquellos que figuran trabajando para el bloque en su conjunto.

La Unión Cívica Radical (UCR) posee, en cambio, 313 empleados para los ocho miembros de la bancada. Esto los ubica al tope del promedio, con 39 asesores por senador y superando con creces el promedio de toda la cámara, que da 25. Contrasta también con sus socios del PRO, que con 6 integrantes mantiene 121 empleados, pero sin contar a los 12 que trabajan para la presidencia de la cámara, a cargo de Gabriela Michetti.

Hay dos senadores que a título individual son los más "contratadores": Liliana Fellner (PJ Jujuy) y Ernesto Martínez Carignano (PRO-Córdoba), cada uno con 41. Le siguen Liliana Negre de Alonso (Compromiso Federal-San Luis) y Juan Manuel Irrazábal (PJ-Entre Ríos), cada uno con 39 y luego Luis Petcoff Naidenoff (UCR-Formosa) con 37.

En cuanto a los que fueron contratados por el bloque, ahí el radicalismo es quien posee más: 110 empleados. El FpV-PJ queda bastante más atrás, con 22. El radicalismo posee además una oficina para senadores con mandato cumplido, que cuenta con 8 asesores.

En estos comicios, ocho provincias renuevan a sus representantes: Buenos Aires, Jujuy, Formosa, San Luis, Santa Cruz, San Juan, La Rioja y Misiones.

Embed

Cómo es el sistema de contratación

No hay límites en cantidad de personas para la contratación de asesores, pero sí en cuanto al dinero que cada senador puede gastar en salarios.

Según explicó a El Destape la directora general de Directorio Legislativo, Agustina De Luca, hay tres tipos de contratación: planta permanente, transitoria y contratados ("factureros"). "No hay límites para la planta permanente, para la transitoria cada senador posee una cantidad de módulos (similares a las unidades retributivas de la administración pública nacional)" que cada senador destina a sus empleados "y tienen tres tipos: asignados a despacho, a la comisión o al bloque".

El gran problema para tener el número final de empleados es que, según una resolución de junio del año pasado, no se publican los contratados en el Senado. "Si le sobran módulos, un senador puede destinar un 20% más a contratados", agregó De Luca.