La "testigo clave" en la causa contra Alejandra Gils Carbó por la compra de un edificio para su organismo, Laura Delfino, será asesora personal de Elisa Carrió en el Congreso.

La mujer estuvo diez años como directora de Asuntos Jurídicos de la Procuración pero decidió hace no más de dos semana atrás hacer lugar a la solicitud del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, de que aceptara sumarse al equipo de la diputada oficialista, informó El Cronista.

El procurador Eduardo Casal, que reemplaza a Gils Carbó al frente del Ministerio Público Fiscal, aceptó que Delfino se desempeñe en el Congreso por 180 días, según la resolución 3790/17.

Cumplirá "funciones de asesoramiento legislativo", aunque seguirá sosteniendo su cargo y ganará el dinero correspondiente a sus funciones en la Procuración, cuya suma supera a la de la propia Carrió, su nueva jefa.

Embed

Delfino controlaba jurídicamente las licitaciones que se hicieron para adquirir el edificio de Perón 600 para mudar el Ministerio Público, lo que llevó a que Eduardo Taiano procesara a la ex procuradora por la adquisición.

Según el fiscal, Gils Carbó es la responsable política de que empleados suyos eligirieran al ganador de la licitación antes de concretar la convocatoria pública. La licitación la ganó una inmobiliaria gracias a las gestiones de una persona vinculada familiarmente con uno de los empleados de la Procuración.

La ahora empleada de Carrió funcionó como "testigo clave" pero jamás se la vinculó a la compra. Por el lado de la ex funcionaria, no comprenden cómo es que Delfino no fue imputada al igual que el resto de los acusados en la causa y lo atribuyen a su vínculo con el Gobierno, que ahora se explicitan.