Los policías de civil que custodian a Germán Garavano golpearon a trabajadores adentro de la ex ESMA que reclamaban por salarios que están por debajo de la línea de la pobreza dentro del Ministerio de Justicia.

El reclamo se llevó a cabo esta mañana cuando el funcionario fue a presentar a ese espacio de la memoria el programa Justicia 2020. Hasta allí fue un grupo de trabajadores. Y en la puerta del Archivo Nacional de la Memoria, la seguridad de Garavano le dio golpes de puños a los empleados de su ministerio que querían ingresar para pedirle una reunión al ministro.

Embed

Dentro del Ministerio de Justicia hay 300 empleados que realizan tareas de limpieza en los diferentes edificios de esa cartera que cobran sueldos de apenas 10 mil pesos. Estos trabajadores pertenecen al Estado y no están tercerizados, como ocurre en otros ministerios.

"Creemos que está buscando el desgaste. Es el negocio de ellos porque quieren volver a poner una empresa tercerizada para limpieza", afirmó a El Destape Romina Chiesa, Secretaria de pro organizacion de la junta interna de ATE en ese ministerio.

LEER MÁS: El escandaloso video de una funcionaria del macrismo

Este reclamo ya lleva tres meses. El pedido es que estas 300 personas ganen por arriba de la línea de la pobreza (que hoy está en $14.501). "Venimos de reunión en reunión, todas dilatorias. Nunca con Garavano, siempre con otras personas y no hubo respuestas", contó Chiesa a este portal.

Ya en el predio dentro de la ex ESMA el reclamo siguió. "10 mil pesos, 10 mi pesos ganan", fue uno de los gritos que se escuchó en un video difundido. Según testigos que hubo en el lugar, el ministro salió al grito de "los voy a denunciar a todos". Por ahora, hay una reunión pactada entre el propio Garavano y los representantes de estos trabajadores para este lunes a las 11 de la mañana para tratar de resolver este largo conflicto.

Por su parte, el Ministerio de Justicia emitió un escueto comunicado donde explica su versión de los hechos.

EL COMUNICADO OFICIAL

El Ministerio de Justicia repudia las acciones violentas de representantes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que interrumpieron el acto de apertura del Eje de Derechos Humanos del Programa Justicia 2020, durante la alocución del ministro Germán Garavano.

Esto sucedió esta mañana, en el Salón Frondizi de la ex ESMA, cuando miembros del gremio -entre insultos, forcejeos y empujones- increparon al ministro pretendiendo interrumpir el acto, que luego continuó. Garavano se acercó a los manifestantes y les propuso trabajar la vía del diálogo para el planteo de reclamos en lugar de recurrir a esta metodología. “Nada justifica la violencia”, sostuvo el ministro.