Este viernes, la ONU pidió que el gobierno de Mauricio Macri libere a la presa política Milagro Sala a través de un lapidario informe en donde resaltó que la detención de la dirigente social es "arbitraria", al tiempo que solicitó por su inmediata remoción de la cárcel.

Tras ello, desde el gobierno jujeño de Gerardo Morales, le bajaron el tono al informe y aseguraron que "es por ahora una recomendación de un grupo de trabajo, pero no es definitivo".


Tanto el CELS como la oficina de Amnistía Internacional en Buenos Aires continúan reclamado al organismo internacional por la detención arbitraria de la referente social, mientras sostienen que no se respetó el derecho a protesta de Sala.

El 15 de diciembre último el fiscal de Estado de Jujuy denunció penalmente a Milagro Sala de instigación a cometer delitos y sedición, por participar de un acampe y el 16 de enero fue detenida por casi dos semanas hasta el 29 de enero, cuando el juez resolvió su excarcelación.

En esta nota