Disney pone fin a su sociedad con Netflix y la plataforma no contará más con sus películas. De esta manera, el gigante del entretenimiento infantil ratifica sus pretensiones de incursionar en el formato de streaming que será lanzado en 2019 con un servicio de suscripción.

Asimismo, Disney anunció una caída neta en sus beneficios para el tercer trimestre de su ejercicio y un volumen de negocios por debajo de los esperados por el mercado, lo que provocó un repliegue de su acción en Wall Street.

Para sostener su incursión directa en los contenidos en streaming (flujo continuo), Disney desembolsará 1.600 millones de dólares, elevando de 33 por ciento a 75 por ciento su participación en Bamtech, firma especializada en tecnologías vinculadas al video en línea.

LEÉ MÁS: La desopilante comparación de Dalbón sobre Bonadio con un personaje de Netflix

La compañía, también, afirmó que usará los recursos de esa sociedad para difundir en streaming los programas de su cadena deportiva ESPN a partir de 2018 y lanzar en 2019 un servicio de streaming al que podrán suscribirse directamente los consumidores.

Los anuncios provocaron una caída de casi 3 por ciento de las acciones de Netflix en los intercambios electrónicos posteriores a la sesión de Wall Street.

En esta nota