La Policía de la Ciudad violó un fallo judicial que le prohibía el uso de personal sin identificación en la marcha contra la reforma previsional. Sin embargo, la fuerza de seguridad que comanda Horacio Rodríguez Larreta envió personal de civil entre los manifestantes.

“Es obligatorio para todo el personal policial interviniente en manifestaciones públicas portar una identificación clara que pueda advertirse a simple vista en los uniformes correspondientes”, impone la ley 5.688 en su artículo 100 para todas las fuerzas represivas de la Ciudad.

Para reforzarlo, la jueza Patricia López Vergara exigió que “los efectivos policiales que disponga para la manifestación estén todos regularmente uniformados, con identificación de identidad visible”. En un fallo al que tuvo acceso El Destape, la titular del Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario 6 le explicitó al ministro de Seguridad y Justicia porteño, Martín Ocampo, que debía cumplir con la norma legal.

Pese a ello, una vez que comenzó la represión incitada por infiltrados, la Policía de la Ciudad envió decenas de agentes vestidos de civil con pecheras por encima de su ropa y otros con simples remeras de la fuerza de seguridad. En ambos casos, sus nombres y rangos no figuraban a simple vista.

Además, en respuesta a una cautelar presentada por Mariano Recalde, la magistrada de primera instancia ordenó que el personal policial no porte armas de fuego y que “la posta de goma y el material químico anti tumulto sólo deberá ser utilizada como último recurso, a una distancia que minimice posibles consecuencias nocivas sobre los manifestantes.

Luego de la decisión de la jueza López Vergara, el expediente pasó a manos del juez Marcelo Segon, ante quien el fiscal interino Damián Corti pidió se dicte la incompetencia del fuero y lo traspase al penal nacional. Este requerimiento fue trasladado a la Sala 1 de la Cámara CAyT, sin resolución por el momento.

Por las violaciones a la cautelar, el legislador porteño adelantó a este medio que acopiará la evidencia para presentarla ante la Justicia. Si bien el fallo se limitó a la fuerza de seguridad de la Ciudad, la designada para el operativo, y no así a las nacionales. Una vez que comenzó la represión, la Policía Federal y la Gendarmería prestaron asistencia con uso masivo de balas de goma y gases lacrimógeno y pimienta.

LEER MÁS: Duro revés del Gobierno en la Justicia para reprimir la manifestación en Congreso