El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio "Lula" Da Silva, salió a contraatacar a la Juasticia por la polémica condena a 9 años y medio de prisión por un supuesto departamento de su propiedad en las afueras de San Pablo. Lula se permitió ironizar con la conducta del juez Sergio Moro y desestimó que vaya a ser el final de su carrera política.

Moro le impuso la inhabilitación para ocupar cargos públicos por 19 años, pero tanto la condena de prisión como la inhabilitación no quedan firmes hasta tanto se pronuncie el tribunal de apelaciones, sobre el cual recaen serias sospechas por su comportamiento.

Al comenzar, Lula realizó un irónico comentario, que luego publicó en su cuenta de Twitter: "Pido perdón por no haber hecho una conferencia de prensa ayer. Necesitaba ver al Corinthians derrotar al Palmeiras".

Se refería al triunfo por 2 a 0 en el partido disputado este miércoles por el Brasileirao, en una nueva edición del clásico de San Pablo, ciudad de la que es oriundo Lula.

Embed

En duros términos, el ex presidente brasileño dijo que en su país se está "arrojando al tacho de basura al Estado de derecho" y sostuvo que Sergio Moro deberá "rendir cuentas a la Historia".

Se refería, así, a la condena por corrupción pasiva. Según la acusación, Lula habría recibido como pago de un soborno de la constructora OAS un departamento en el barrio paulista de Guarujá.

Se trata de la torre "Solaris", construída por OAS, en donde unos directivos de la empresa señalaron que le dieron un departamento y pagaron las refacciones. El barrio está lejos de ser de lujo, ya que el metro cuadrado promedio allí cotiza a 4.900 reales (unos U$S1500), cuando el barrio más cotizado de San Pablo se encuentra en 16.124 reales (U$S5 mil), según la revista Veja.

En la conferencia, Lula ratificó que sigue en carrera por la presidencia. "Si pensaban que con esto me sacaban del juego, sepan que estoy en él".