Las jefes de las dos CTA, Hugo Yasky y Pablo Micheli, cuestionaron la idea de que se otorgue un bono de fin de año a los trabajadores y volvieron a reclamar la reapertura de paritarias.

"La verdad que lo del bono del fin de año frente al reclamo de reapertura de paritarias es la zanahoria frente al burro", consideró Micheli, de la CTA Autónoma. Para Micheli, el bono del fin de año "no es ninguna solución para los trabajadores porque será plata en negro, no remunerativa y por única vez".

El dirigente de los estatales, recordó además las palabras del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, quien sostuvo que "no se acordó absolutamente nada" con la CGT y que "tomó nota de los reclamos" para ponerlos "a consideración de los empresarios".

"Lo van a evaluar y nada más. No nos dan lo que pedimos, nos quieren conformar con migajas y todavía nosotros le seguimos dando tregua", agregó el sindicalista en declaraciones periodísticas.

Micheli subrayó: "Por eso desde esta CTA Autónoma llamamos a los compañeros de la otra CTA y de la CGT a convocar con urgencia a un paro general en la unidad de acción para parar este ajuste y que se cumpla con el aumento de emergencia para los jubilados, la excepción del pago de ganancias en el medio aguinaldo; un compromiso para prohibir los despidos y la reapertura inmediata de las paritarias".

En tanto, Yasky, de la CTA de los Trabajadores, consideró que "lo que tiene que hacer el gobierno nacional es reabrir las paritarias y parar con los despidos en todo el país, parar con el ajuste, un ajuste económico que sigue multiplicando desocupados y hambre en todo el país".

"El bono con que el ministro Prat-Gay se muestra tan duro es una miserable migaja", subrayó. El gremialista docente convocó a las demás centrales sindicales a "construir una jornada de lucha nacional a todos aquellos que estén dispuestos a defender el papel del movimiento sindical y los intereses de los trabajadores".