La ministra de Seguridad blanqueó algo que se veía en los hechos: el Gobierno dejó el discurso zen para echar nafta al fuego de la confrontación. "No quiero tibios", esa fue la orden que el presidente Mauricio Macri le dio a sus ministros, incluida a la propia Patricia Bullrich.

La funcionaria nacional defendió la represión contra los docentes y expresó que "1.124 protestas" desde la asunción de Cambiemos. Esto daría un promedio de 2,3 marchas o cortes por día desde el 10 de diciembre de 2015. "Todo gobierno que no ha sido liderado por el peronismo ha tenido paros y bloqueos sistemáticamente, hay un movimiento político que buscar impedir, impugnar, que quiere imponernos una política económica que ya fracasó", dijo al canal Todo Noticias.

Embed

Bullrich visitó los estudios del programa Desde el Llano se refirió al violento accionar de la Policía contra los maestros. Al respecto, dijo que hubo docentes que golpearon a policías y que eso "dio la excusa para otro día de paro". "Vamos a ver cuántos paran, los sindicalistas necesitan usar la extorsión”, añadió.