El periodista Sergio Lapegüe acusó a los mapuches de brindar un falso testimonio porque su declaración tuvo "muchos gestos" entre ellos y la abogada que los asesoraba.

"Los testigos con mucho miedo ¡Qué testigos raros! Que dicen una cosa y después se desdicen", comenzó el conductor de TN, al mejor estilo de la serie sobre micro expresiones faciales llamada "Lie To Me".

Embed

"Esta es la abogada del CELS, que participa de la declaración de los testigos. Uno de estos testigos que es mapuche, miraba a la abogada y ella le decía que no dijera eso. O tenía un tic o le estaba direccionando la declaración testimonial, que puede ser falso testimonio y está penado por la ley".

Desde la comunidad fueron los primeros en advertir que Gendarmería se llevó a Santiago Maldonado. Pese a la defensa inicial del Gobierno, nuevas revelaciones en la causa muestran que los gendarmes usaron piedrazos y hasta un hacha. En una conversación privada, uno de ellos reconoció haber dado "corchazos para que tengan" (sic) a los manifestantes, a quienes siguieron hasta el río pese a que en un principio lo habían negado.

Sin embargo, las pericias a los vehículos de Gendarmería dieron negativo en los análisis de ADN que buscaban rastros del joven tatuador.

Los mapuches sostienen que no declararon antes porque tienen miedo. En el operativo realizado en las llamadas "tierras sagradas", no se encontraron rastros de Maldonado pero detuvieron igualmente a una miembro de la comunidad por "resistencia a la autoridad".

Luego de tomar el juzgado de Esquel, en reclamo por la renuncia de Otranto, denunciaron que desconocidos llegaron a caballo e incendiaron sus viviendas.

Hasta el testigo protegido Ariel Garzí, cuya identidad fue revelada por Patricia Bullrich ante el Senado, sostuvo que la Gendarmería lo amedrentaba en julio, cuando colaboraba con los mapuches en su reclamo por lo que consideran tierras propias.