Lionel Messi se encuentra en medio de un drama familiar y pasó un mal momento tras el sorteo del Mundial.

Es que la Justicia lanzó una orden de detención para el hermano de La Pulga, a horas de conocerse el grupo de Argentina en Rusia 2018.

Matías Messi llegó ayer a un club de pescadores con el rostro ensangrentado y en su lancha encontraron una pistola y sospechosas manchas de sangre.

Su familia asegura en un comunicado que está hospitalizado tras sufrir un accidente.

Sin embargo, esta mañana el fiscal José Luis Caterina ordenó la detención de Matías Messi, de 35 años, tras un incidente sospechoso ocurrido cerca de Rosario, la ciudad natal del astro del Barcelona.

El vigilante privado que lo vio en ese momento le dijo que había chocado contra un banco de arena mientras navegaba por el río Paraná y que eso le había causado los cortes que presentaba en el rostro. La explicación no convenció al guardia, que al comprobar que la cubierta de la lancha estaba llena de restos de sangre avisó a las autoridades.

La policía acudió al lugar de los hechos e inspeccionó detalladamente la embarcación donde, según la agencia de noticias Telam, encontraron una pistola, similar al arma que ya le habían incautado anteriormente por carecer de permiso. Además, comprobaron que la sangre que manchaba la embarcación por todas partes no coincidía con las supuestas versiones del hermano del futbolista y pusieron en marcha las diligencias para volver a localizar a Matías Messi ante la sospecha de que en la motora viajara otra persona y hubiera podido producirse un crimen.

En esta nota