En conferencia de prensa, gobernadores y funcionarios del gabinete nacional anunciaron un acuerdo en el marco del Pacto Fiscal, que incluye la aceptación del cambio de movilidad jubilatoria. A partir de ahora, el sistema pasará a aumentarse por inflación.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció junto a Marcos Peña, Rogelio Frigerio, Rosana Bertone y Gerardo Morales que piensan implementar "un sistema como el que se usa en todo el Mundo", con una fórmula que tome "el índice de precios" como referencia.

En la actualidad, la fórmula de movilidad tiene en cuenta dos componentes principales: los salarios y la recaudación. El sistema resultaba así pro-cíclico, en el cual en épocas de crecimiento económico, la suba por vía de paritarias y de más recaudación redundaba en jubilaciones que subían por encima de la inflación.

Desde que se aplicó esta fórmula, en 2009, solo en dos años las jubilaciones perdieron ante los precios: en 2014, bajo el Gobierno de Cristina Kirchner, y el 2016, con Mauricio Macri. Además, la inflación de la tercera edad suele ser más alta que la general, por el alto componente de gastos de salud.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, reconoció que con la derogación del artículo 104 del impuesto a las Ganancias, debían modificar la fórmula para que eso no afecte aun más a las jubilaciones. El mencionado artículo destinaba una parte del impuesto directamente a la caja de la ANSES y ahora dejará de percibirlo.

La nueva fórmula aun no fue develada en su totalidad. En el documento firmado establece que lo incrementos pasarán a ser "trimestrales", que tendrán como referencia la inflación y que deberían estar "por encima" de ese índice. Pese a que destina menos fondos a la ANSES, el documento promete asegurar el 82% móvil para aquellos jubilados con 30 años de aportes. Pero no indica cómo.

El cambio de la fórmula era una de las recomendaciones del FMI para reducir el gasto previsional que, se estima, tendrá un recorte de 100 mil millones de pesos.