La empresa belga Expofrut anunció el cierre de dos plantas de empaque en las ciudades rionegrinas de General Roca y Allen, por lo que despedirá a unos 260 trabajadores. Con el cierre de estas sedes, las cesantías alcanzarán ya a 1.080 personas en el sector frutícola del Alto Valle rionegrino, teniendo en cuenta los recortes del establecimiento Biló, en Allen, y la empresa San Formerio, en Roca.

Los directivos de la compañía belga dieron a conocer la noticia en una reunión que tuvieron en la mañana de este jueves con los delegados gremiales de las plantas, en la que ofrecieron una indemnización del 50%.

La propuesta de la firma fue rechazada por los trabajadores, quienes exigen el pago del 100 por ciento de las indemnizaciones, reveló el secretario general del Sindicato de la Fruta en Río Negro, Rubén López, quien participó del encuentro. Expofrut era la mayor empresa de producción, empaque y comercialización de frutas y hortalizas frescas en el país desde 1971, con operaciones en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén, en la Patagonia.

La firma exportaba el 90% de las 250.000 toneladas de producción anual y el 10% restante lo colocaba en los principales supermercados de Capital Federal, Gran Buenos Aires, Córdoba y otros puntos del país. "No es nada simpático presenciar una reunión donde comunican que van a cerrar las puertas de dos plantas", dijo López en declaraciones a la radio local FM Terapia al confirmar que la firma belga reducirá sus operaciones en el país.

Expofrut concentrará sus actividades de empaque en la planta que tiene en la localidad de Lamarque, en el departamento Avellaneda, unos 316 kilómetros al noroeste de Viedma, la capital provincial. La empresa había dejado meses atrás de trabajar con frutas de productores independientes porque se dedicó a lo que cosechaba en las tierras alquiladas, pero ante la falta de rentabilidad de la actividad, dispuso una reducción de todas sus estructuras.

López indicó que los trabajadores de Expofrut "rechazaron los despidos y pidieron a la empresa que venda la planta de empaque con el personal adentro", pero la respuesta fue negativa dado que la firma pretende no desprenderse del edificio. "Los compañeros decidieron tomar la planta de Lamarque cuando inicie la temporada, quieren que les paguen lo que corresponde", expresó López ante la propuesta de la firma de pagar sólo el 50% de las indemnizaciones por la crisis financiera que atraviesa.

En esta nota