La dirigente de Nuevo Encuentro Gabriela Cerruti advirtió la maniobra que ejecuta Mauricio Macri para evitar entrar en conflicto de intereses con las empresas de su familia y que lleva a cabo desde que asumió como jefe de Gobierno porteño.

"Cada vez que Macri anuncia que se retira de un negocio con el Estado, se lo transfiere a Impregilo o Ghella, dos empresas herederas de Impresit, la constructora de la Fiat con la que Franco Macri fundó el imperio. Ya lo hizo con la depuración del Riachuelo, la represa Yaciretá, el plan cloacal en el Gran Buenos Aires, las obras del arroyo Maldonado, la concesión de autopistas y ahora el soterramiento del Sarmiento en medio del escándalo Odebrecht. El Heredero de La Famiglia se convirtió en El Jefe retomando los orígenes italianos de la fortuna", marca en una nota publicada en el portal Nuestras Voces Cerruti (precandidata a diputada nacional por la lista porteña de Unidad Ciudadana) en la nota titulada "Los tanos".

LEER MÁS: Estacioneros dicen que la suba de la nafta fue mayor a lo previsto

Ghella es una pequeña empresa familiar italiana en manos de los hermanos Giandomenico, Enrico y Lorenzo Ghella, que actúa cartelizadamente con Impregilo tanto en Italia como en Latinoamérica. Suelen presentarse juntas a las licitaciones, formando consorcios o por separado, pero compiten siempre en las mismas convocatorias y se garantizan que una de las dos sea la elegida.

Cuando decide radicarse en la Argentina para expandirse con sus negocios por Latinoamérica, Ghella traslada un director desde Impregilo: Gianvicenzo Coppi, cabeza del grupo en Brasil y que estaba siendo juzgado en ese país por denuncias de cartelización en las licitaciones de obras públicas en el estado de Salvador de Bahía.

Impregilo es uno de los nombres que tomó durante los noventa Impresit, la empresa constructora propiedad de los Agnelli y la Fiat, que fue socia de los Macri durante décadas y dio origen al imperio familiar cuando formaron Impresit/Sideco.

Gianvicenzo Coppi aparece sucesivamente como directivo en Impregilo, en Ghella y también en Iecsa y Creaurban, cuando éstas figuran a nombre de Calcaterra. Desde 1975 hasta 1994 fue director de Impresa. Del 94 al 2001 dirigió Impregilo primero en Milán y luego en Brasil. A partir de 2001 dirigió Ghella y Iecsa.

Cada vez que Mauricio Macri, desde que asumió la jefatura de gobierno primero o la presidencia después, apareció dejando una empresa para no entrar en conflicto de intereses, siempre quedaron en manos o de Ghella o de Impregilo.

- Cuando asumió como jefe de gobierno, se desprendió de Iecsa para dejarla en manos de Ghella, que inmediatamente ganó la licitación para llevar adelante las obras del Arroyo Maldonado.

– Sideco abandonó el consorcio del plan cloacal del Gran Buenos Aires: lo dejó en manos de Impregilo.

– El plan de limpieza del Riachuelo, dividido en tres tramos, le otorgó el primero a Ghella y el tercero a Impregilo.

– Apenas asumió como Presidente, vendió a Sideco sus acciones en Yacilec, el consorcio administrador de Yaciretá. Lo hizo previsoramente: sabía que iba a firmar el acuerdo por el cual se le pagaban viejas deudas a esas empresas. Yacilec está integrada por Sideco, Impregilo y Dycassa.

– Odebrecht se retira del soterramiento del Sarmiento; lo deja en manos de Ghella.

– Sideco se retira de Autopistas del Sol: la deja en manos de Impregilo.

En esta nota