La madre del fiscal Alberto Nisman, Sara Garfunkel, le pidió a la Justicia que la muerte de su hijo sea considerada "delito de lesa humanidad".

Así lo planteó la querella representada por la madre de Nisman, al responder una "vista" del juzgado de instrucción a cargo de la jueza Fabiana Palmaghini, a partir de un pedido de "nulidad" formulado por la defensa del informático Diego Lagomarsino.

LEÉ MÁS: Rafecas, sobre Nisman: "En 30 años de profesión, nunca vi una denuncia así"

El abogado del exempleado de Nisman reclamó la nulidad por haberle dado intervención al FBI en un peritaje criminológico en el marco de la investigación, al considerar que hacer participar a un organismo extranjero podría afectar el "plazo razonable" que deben durar las causas.

Ante ello, el abogado Pablo Lanusse, representante de Garfunkel, sostuvo que "resulta inadmisible invocar la supuesta afectación del plazo razonable en beneficio de Diego Lagomarsino, de atender también los derechos inherentes a la víctima así como la trascendencia y gravedad que configura el objeto procesal de los autos principales".

"El suceso investigado constituye un delito de lesa humanidad, por ende imprescriptible, en cuanto se trata del homicidio agravado en un escenario de zona liberada perpetrado contra el fiscal general Natalio Alberto Nisman y consumado a raíz de su rol funcional como titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones del Atentado contra la AMIA", añadió el letrado.