Luis Majul salió en La Nación con todo contra los periodistas que desnudan los hechos de corrupción del macrismo.

En un mensaje que apunta a varios colegas y sobre todo a uno que escribe justamente en La Nación, como Hugo Alconada Mon, uno de los periodistas que más denunció al macrismo desde ese diario, Majul arranca su columna: "Hay una falsa grieta en la prensa argentina. Consiste en dar por sentado que a una denuncia contra Cristina Fernández tiene que corresponderle una igual, del mismo "tamaño" e impacto, contra el gobierno de Mauricio Macri".

Arremete así contra los periodistas no afines al macrismo: "Son los periodistas "fanáticos" del "así como te digo una cosa te digo la otra". Los representantes de una imparcialidad impostada. No hacen periodismo con datos ni información verdadera. Sólo están ocupados en que no se los etiquete. No quieren que se los confunda con el periodismo militante K. Y tampoco desean que se suponga que están de acuerdo con un gobierno "de derecha". Como no trabajan en base a datos verificables, cada tanto se les nota la hilacha. Entonces un día fuerzan un argumento anti-K y al siguiente sobreactúan una crítica al Presidente. Se presentan a sí mismos como neutrales, pero en el fondo son dogmáticos. Hay una broma para identificar su equidistancia de "mentirita". Se dice de ellos que no pertenecen ni a Corea del Norte ni a Corea del Sur, sino a un país que no existe: Corea del Centro".

"Son representantes de una imparcialidad impostada"

Y cae en la peor desgracia: salir a limpiar la imagen de la AFI y defender a Gustavo Arribas. "A la denuncia verbal contra el jefe de la AFI, para empezar la comparación con López, el cambista Fernando Meirelles -o cualquier otro ciudadano- debería sumar, por lo menos, la documentación que pruebe la denuncia. Un periodista equilibrado debería agregar que se trata nada menos que del jefe de Inteligencia de la Argentina y que es un íntimo amigo del Presidente. Tanto, que vive en el departamento que es propiedad de Macri. Pero lo que debería importar, en todo caso, es si es mentira o es verdad que Arribas cobró dinero ilegal y esgrimir las pruebas que lo demuestran".

En un intento de ¿defensa?, agregó sobre el ex representante de futbolistas: "Demás está decir que Arribas viene del mundo del fútbol, donde las operaciones en negro y los retornos son moneda corriente. Pero esto no lo hace culpable de haber recibido coimas de la constructora Odebrecht. No hasta que los desembolsos que dicen que le hicieron aparezcan en sus resúmenes de cuenta", reflexiona.

La vergonzosa nota de Majul cierra con una frase que lo desnuda: "No hay que pararse en una falsa medianera para dar imagen de imparcial. Porque se corre el riesgo de ser confundido con un periodista "filo-K", trasnochado. O "filo-M", recién estrenado. Lo mejor es ser coherente a través del tiempo, por encima de la falsa grieta".