La Justicia neoyorquina confirmó un fallo en contra de los fondos buitre, que solicitaban un embargo a la Argentina. Se trata del dinero que transfirió para el pago de los holdouts que aceptaron la reestructuración a principios de año.

La Corte de Apelaciones ratificó la decisión del juez Thomas Griesa en contra del fondo United Capital Investments, que tiene U$S 11 millones de bonos defaulteados. Ahora el buitre podrá apelar ante la Corte Suprema de Estados Unidos para embargar los fondos que retienen el JP Morgan y el Bank of New York Mellon.

LEER MÁS: El Estado agranda la deuda en otros $25 mil millones

En abril, La Nación recuerda que United Capital Investments le habían pedido a Griesa que "el tribunal admita su moción para emitir órdenes de ejecución y una orden de cobro contra Argentina y JP Morgan de lo obtenido en la oferta de bonos de 2016 que no es usado para pagar los acuerdos y así satisfacer las sentencias de largo plazo de los querellantes".

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, transfirió U$S 16.500 millones, pero hasta el momento sólo pactaron buitres que poseían títulos por U$S 11.500 millones, lo que les fue pagado. El resto lo retienen las entidades bancarias involucradas y ese es el monto que el fondo intenta inmovilizar.

En esta nota