Hasta para el editorialista conservador Joaquín Morales Solá, convertir el 24 de marzo como feriado movible es una mala decisión de Mauricio Macri. Podría parecer un chiste por como está formulado, pero es la realidad.

En su última columna de opinión, publicada en el matutino La Nación, el periodista consideró "absolutamente inútil" la decisión de transformar al 24 de marzo en un feriado turístico. "La modificación de día carece de sentido político porque hiere la sensibilidad de sectores sociales y somete al Presidente a una polémica inservible", resaltó el conductor de Todo Noticias.

Además, Morales Solá recordó que este año, el 24 caerá viernes, mientras que en 2018 y 2019 será un fin de semana. "El primer problema lo tendrá el gobierno que esté en el año 2020, cuando caerá un martes", destacó.

Sin embargo, el periodista defendió la decisión de bajar la cantidad de feriados, pese a que Argentina es uno de los países que reconoce la menor cantidad de vacaciones pagas a los trabajadores. Según Morales Solá "el kirchnerismo había hecho, por otro lado, un festival de feriados que no se justificaban, mucho menos en un país con una seria crisis de productividad".

A pesar de eso, advirtió que el método empleado-los DNU- pueden dejar a Macri al borde de una derrota legislativa, que debe ratificar o no sendos decretos. "Su fragilidad parlamentaria es tan grande que se hace casi imposible la aprobación textual de esos decretos. De hecho, ningún proyecto de ley enviado por Macri al Congreso fue aprobado sin algunas (o varias) modificaciones negociadas con la oposición", dijo