El presidente Mauricio Macri lo volvió a hacer. En medio de su discurso, las palabras se le trabaron y concluyó diciendo una frase inentendible pero que roza la obviedad.

En la inauguración de la puesta en marcha de las obras de repavimentación de la Ruta Nacional 143 en Mendoza, el mandatario dio un discurso de siete minutos en el cual prevaleció la incoherencia y la falta de cohesión.

Embed

“Nada que vale deja de costar, todo lo que cuesta es lo que vale”, dijo Macri mientras hablaba de “la cultura del trabajo y del esfuerzo personal”.

Embed

No es la primera vez que el presidente tiene estos errores. A principio del 2016, en el marco de las inundaciones que afectaban a la región pampeana lanzó: “Hay lugares donde falta agua y hay lugares que sobra”.

También, en uno de sus actos en Tucumán el mandatario quiso romper la lógica matemática y dijo: “Tenemos que lograr que 1+1 sea igual a 3”.

Embed

En varias oportunidades, los discursos presidenciales fueron objeto de burlas debido a la brevedad de los mismos y a los errores de lectura y de pronunciación que ha tenido Macri. Por ejemplo, cuando en la apertura de sesiones del 2017 Congreso no pudo decir la palabra “penitenciario”.

Embed