Embed

Debido al referendo convocado por el gobierno de Cataluña, el 1 de octubre fue un momento bisagra en la relación entre Cataluña y España. La declaración de la independencia es inminente.

Cerca de 2 millones de personas salieron a votar ante la consulta por la autonomía del territorio del Estado español. Esto fue calificado por el gobierno de Mariano Rajoy como “ilegal”, por lo tanto se llamó “insurrección” al acto del sufragio.

El martes, una huelga general paralizó a Cataluña en rechazo a la represión del domingo. Es por eso que se piensa que la declaración de la independencia es inminente.

Si esto es anunciado de forma unilateral podría tener el rechazo de toda Europa y desencadenar un terremoto político en la región.

En esta nota