El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, defendió el nombramiento de familiares en la estructura del Estado, al admitir que algunos puestos en la "alta dirección" se cubren por "cercanía o vínculos" con funcionarios, pero afirmó que el objetivo es "concursar y tener una carrera pública profesional".

En ese sentido, aclaró que es una situación "que viene de años, no es de ahora", y contó que "de las 3 mil personas que son directores nacionales, generales o coordinadores, solo siete están por concurso".

"Obviamente, cuando se llega a un Gobierno, uno comienza a cubrir los puestos, las posiciones, y puede ser que algunas por cercanía, por confianza, pero también por idoneidad, sean desempeñadas por gente que tiene algún grado de vínculo", sostuvo Ibarra en diálogo con La Red.


De todas formas, el ministro afirmó que "lo importante es que la decisión es ir concursando toda la alta dirección pública, o al menos, la mayor parte". Sobre eso, añadió: "El objetivo es concursar y tener una carrera pública profesional, que se base en concursos transparentes. Esa es la idea a la que vamos".

El domingo pasado, Canal 13 difundió un informe titulado "nepotismo", sobre los funcionarios de primera línea, de Cambiemos y kirchneristas, que contrataron familiares para que trabajen en la administración pública.

Entre los funcionarios denunciados, figuran la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe de Gabinete, Marcos Peña y los ministros Jorge Triaca, Patricia Bullrich, Carolina Stanley, Oscar Aguad, Andrés Ibarra, Rogelio Frigerio, Alfonso Prat Gay y Gustavo Santos.