El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, se refirió a dicho encuentro y opinó que "en los ovarios no hay ningún rosario" para retomar el lema que suele escucharse en las marchas, dirigido a la intromisión de la iglesia católica: "Saquen de nuestros ovarios sus rosarios", en clara referencia a la oposición eclesiástica a debatir la interrupción legal del embarazo.

Eduardo Martín calificó al Encuentro Nacional de Mujeres como "expresiones de intolerancia" ya que "el Rosario es una oración muy querida por el pueblo argentino y la gente lo va a seguir rezando". "La verdad es que en los ovarios no hay ningún rosario y cada persona decide cómo vive su vida. No le imponemos nada a nadie".

Además agregó: "El cristianismo es un ofrecimiento a la libertad de las personas, quien adhiere a Jesucristo después quiere vivir conforme a él. Son expresiones con las cuales no estoy de acuerdo y ejercen una cierta violencia verbal. De la abundancia del corazón habla la boca".

"La Iglesia puede tener enemigos, pero nosotros no somos enemigos de nadie. Si alguien tiene algo en contra puede expresarlo, lo que pedimos sí es el respeto. Eso es lo fundamental en una sociedad civilizada y en donde estamos juntos. Y el gran desafío siempre es vivir juntos", concluyó.

En esta nota