Esteban Bullrich publicó este martes en su cuenta de Facebook una foto en el marco del conflicto docente que después debió borrar por la cantidad de críticas que recibió en las redes sociales. En ella se observan varios chicos que cursan la primaria y que sonríen en un aula frente a una cámara. ¿Qué hay detrás de esta simple foto?

Se trata de una imagen que conozco bien. Puedo identificar a la mayoría de las niñas y niños que están ahí. ¿Por qué? Porque hoy en día tienen 21 años como yo, porque cursamos todos juntos el secundario y porque esa foto es del año 2005.

Lo que Esteban Bullrich debe desconocer es que con esos chicos (y muchos más) llevamos a cabo cuatro tomas en el Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas "Juan Ramón Fernández" contra sus políticas anti educación pública cuando él estaba al frente de la cartera educativa porteña.

Embed

La primera toma fue en el 2010, ante la desidia edilicia. Es que, por milagro, un amigo no murió cuando una porción de mampostería cayó justo a su lado desde un tercer piso al patio, donde él estaba.

En los próximos años nos interiorizaríamos más en la cuestión pedagógica, al enterarnos que Bullrich faltó a la mayoría de las reuniones de ministros de Educación para confeccionar un plan de estudios homologado con las demás provincias.

La Ciudad de Buenos Aires no acató las modificaciones planteadas en la Ley Nacional de Educación del año 1994, por lo que mantuvo el viejo esquema de la época del presidente Arturo Frondizi.

Cuando el gobierno de Cristina Kirchner buscó darle un piso de igualdad a los programas y títulos de todo el país, la Ciudad de Buenos Aires, gobernada por Mauricio Macri, no defendió su plan de estudios, superior al resto, y ya en 2013, tras casi cuatro años de incumplimiento, debió adaptarse al plan discutido por las otras provincias (superior a los viejos que tenían pero muy por debajo del que venía sosteniendo la ciudad).

Hoy, esos chicos de 10 años son mayores. Muchos siguen sus estudios y la mayoría los realizan en instituciones públicas, afectadas nuevamente por políticas de Esteban Bullrich. La memoria del ministro será corta, pero los estudiantes públicos no olvidamos y estamos orgullosos de haber caído en nuestras escuelas.