El titular de la AFA quiso dejar inmortalizado en su pectoral derecho su arribo a la presidencia de la institución rectora del fútbol argentino con un tatuaje del escudo del organismo que conduce junto con la fecha de su asunción: 29 de marzo de 2017.

El autor de la obra fue el tatuador Chatrán, uno de los más elegidos por los futbolistas argentinos, quien publicó una foto con el dirigente de estirpe grondonista. El artista, quien ya había plasmado en el brazo derecho de Tapia un Russell Crowe en su rol de gladiador, compartió un asado con el presidente de la AFA y mostró la imagen durante la reunión.

"Quiero agradecer a @chiquitapia por haberme invitado a la intimidad de su casa. Y agasajarnos con un riquísimo asado en familia", escribió en su cuenta oficial de la red social Instagram.

La fotografía generó polémica y una catarata de burlas que incomodaron a Tapia. En respuesta, su entorno salió a desmentir la situación y la foto fue eliminada.

Tras el escándalo, el tatuador, cuyo nombre es Carlos Wagener, dio marcha atrás y aseguró al diario Clarín que sólo fue una prueba y no una marca indeleble.

En esta nota