Mariana Dopazo, la hija del genocida Miguel Etchecolatz realizó una fuerte crítica al sistema judicial por beneficiar a su padre con la prisión domiciliaria pese a los crímenes de lesa humanidad que cometió.

En una columna publicada en El cohete a la luna, Mariana sostuvo que "si la Justicia dice lo que dice, dice un montón de cosas con la que los sujetos no estamos de acuerdo".

La integrante del colectivo Hijxs y ex Hijxs de genocidas resaltó que, si bien la Justicia "no piensa desde el dolor", también juegan en la sociedad "razones éticas y sobre todo humanas".

"Ambas son el vislumbre de lo que hoy se confronta con su más crudo cariz, al ver caer al vacío los cobijos con los que esta sociedad se cubrió para seguir adelante bajo el potente significante del NUNCA MÁS (sic)", aseguró.

Y enfatizó: "Rechazar la domiciliaria de Etchecolatz no quiere decir no valorar la Justicia. Rechazar la domiciliaria de Etchecolatz quiere decir que se rozan a contrapelo lo traumático y el horror que sabemos son siempre actuales, siempre vigentes".

La hija del represor valoró las marchas y escraches contra su padre y las consideró "necesarias". "Estamos hablando de una sociedad que piensa otra cosa. Y ‘eso’ tiene que ver con lo que ocurre: denunciar y poder no estar de acuerdo porque si la Justicia fuese justa, a lo mejor la reacción del sujeto social sería otra", sentenció.