En los primeros dos meses del año se fugaron U$S 4.000 millones, la suma más grande desde 2003, reveló la Universidad de Avellaneda. En 2016, la salida de dólares del sistema financiero superó en un 16,8% a la de 2015. Se trata de un 37,2% del promedio de los últimos cinco años.

El relevamiento del Observatorio de Políticas Públicas de la casa de estudios asegura que la perspectiva para el 2017 "parece mantenerse" ya que las erogaciones de dólares del BCRA para atesoramiento privado, pago de intereses y remisión de utilidades "fue la mayor de los últimos 15 años".

En ese marco, se calculó que la salida de casi U$S 4.000 millones en el primer bimestre del año representan la suma de dólares fugados del sistema más grande desde el año 2003, superando en un 83,9% al promedio de los últimos quince años.

LEER MÁS: Uno de cada 3 argentinos trabaja en negro

Ante este contexto desde la Universidad de Avellaneda señalaron que las metas de inflación del Banco Central "están en riesgo". Los especialistas analizaron que "si los ahorristas no encuentran un refugio de poder adquisitivo en pesos, la dolarización de carteras puede tomar un ritmo peligroso para la sustentabilidad macroeconómica".

Por otra parte, el informe destaca que la dolarización de carteras está en niveles "como no se habían visto en décadas". Según relevaron desde la Universidad de Avellaneda, desde enero a noviembre de 2016 se fugaron algo más de U$S 11.000 millones, lo que representó un aumento del 84% en términos interanuales. En tanto, en los dos primeros meses de 2017 ya se fugaron U$S 9.000 millones, la mitad de la deuda

En tanto, el informe del Observatorio de Políticas Públicas de la universidad señaló que en el primer bimestre del año 2017, las erogaciones totales del sector privado no financiero crecieron 120% y que si se toman el subconjunto de dólares destinados al atesoramiento privado y la fuga, se registra un crecimiento del 10,6% en el acumulado enero-febrero del corriente año, respecto a igual período de 2016.

En esta nota