Días atrás, trascendió por algunos medios una sugestiva pericia de Gendarmería que afirmaría que el fiscal Alberto Nisman fue asesinado el 18 de enero de 2015 en una escena montada para simular un suicidio. Sin embargo, una imagen inédita que se reveló ahora echa por tierra esa hipótesis.

El programa de Jorge Lanata, Periodismo para Todos, hizo una reconstrucción de la muerte de Nisman en base al informe que Gendarmería aun no presentó pero habría trascendido a algunos medios y que sostendría la hipótesis de que Nisman fue asesinado "a sangre fría". De acuerdo a ese informe (y esa reconstrucción), el disparo fue realizado arriba y atrás de la oreja, en forma perpendicular, de atrás hacia adelante, y sin apoyar el caño sobre la cabeza, en un mecanismo poco habitual para un suicidio.

Para sostener la hipótesis de otra persona en el baño del departamento de Le Parc, la reconstrucción de la cuestionada fuerza de seguridad afirma que una persona sostuvo el arma calibre .22 y la mano de Nisman al momento de disparar para así simular un suicidio.

Embed

Sin embargo, una imagen de la autopsia al ex titular de la UFI AMIA echa por tierra esa hipótesis. La foto del cuerpo, publicada por la revista Noticias, muestra al orificio de entrada de la bala arriba pero adelante de la oreja y en línea recta, lo que avalaría la hipótesis del suicidio.

Meses después de la muerte de Nisman, peritos de la Corte Suprema de Justicia determinaron que no había elementos para sostener la presencia de una tercera persona en el domicilio. Ahora, una reconstrucción hecha por la Gendarmería que será publicada en poco tiempo podría sostener lo contrario, pese a que el cuerpo del fiscal estaba trabando desde adentro la puerta del baño donde fue hallado.

alberto nisman muerte

craneo de nisman.jpg