Apenas dos días después que encontraran a la gobernadora María Eugenia Vidal en una juguetería en Pinamar, el presidente Mauricio Macri no quiso ser menos y fue "sorprendido" en otra casa de regalos junto a su esposa Juliana Awada.

Pasado el mediodía, el Presidente se dejó ver en bermudas, zapatillas negras para trotar, campera de montaña, y junto a Awada se detuvieron a comprar regalos de reyes para Antonia, su hija.

Según se difundió en las "casuales imágenes", la pareja caminó rauda cargando una voluminosa bolsa blanca por la vereda de la avenida Arrayanes.

Embed

En esta nota