Mauricio Macri se encariñó con uno de los actores que más defiende al gobierno de Cambiemos: Alfredo Casero.

El dato lo reveló el diario Clarín: "Es probable que Mauricio Macri no se encuentre entre quienes hacían y siguen haciendo un culto de Cha Cha Cha, aquella serie de mediados de la década del noventa, que cada tanto asoma en las discusiones sobre los contenidos que genera la industria televisiva: el programa fue levantado presuntamente por falta de rating, pese a que aún hoy se pontifica su humor surrealista y absurdo", arranca la nota del matutino.

Embed

Y cuenta: "El Presidente no estaba muy al tanto del currículum de Alfredo Casero, pero quedó impresionado por sus reflexiones sobre el rumbo del país, los conflictos piqueteros y la defensa de la institucionalidad", destaca.

La columna en Clarín cuenta que además de la "fascinación" de Macri por Casero también se suma la simpatía que otros funcionarios tienen por él.

"Varios funcionarios del área económica dan fe de haberlo visto fascinado con el actor: “Pero este tipo es increíble. ¿Lo vieron? ¿Vieron el nivel de adhesión que tiene con nosotros?”, cuentan que los sorprendió Macri antes del inicio de una reunión en la que se repasaron las variables de la economía", explica el diario.

Asimismo, cuenta las intimidades de ese nuevo fanatismo de Macri por el actor. "Casero venía de dar entrevistas en Animales Sueltos y Código Político. El primer mandatario lo siguió desde la residencia de Olivos, poco antes de la medianoche. “Necesitamos muchos como él”, dijeron en su entorno cuando empezaron a trascender los elogios de Macri". Sin embargo, intentan no quedar pegados en Cambiemos a las polémicas frases del actor en TV.

"Aunque tomaron distancia de la exagerada frase de Casero acerca de “defender a tiros si alguien quiere voltear al Presidente”, resaltaron su “compromiso republicano”. Los macristas que siguen las exposiciones en los medios creen que mucha gente -aun con disidencias puntuales, como las puede tener Casero- apoya determinadas iniciativas, pero no se anima a decirlo en público porque no son populares ni pensadas para el corto plazo", cierra el tema Clarín.