Sergio Maldonado, hermano de Santiago, el joven que desapareció 1 de agosto tras la represión de Gendarmería en la provincia de Chubut, cruzó al Gobierno y advirtió que "hasta que no asuma que es una desaparición forzada, no se avanzará" en la investigación.

"Hace 20 días de la desaparición forzada de Santiago y seguimos dando vueltas como el día uno. Hasta que el Gobierno no asuma que es una desaparición forzada, no se avanzará", afirmó en declaraciones a radio Rivadavia.

Sergio relató que la fiscal del caso, Silvina Ávila, le aseguró que "jueves o viernes" habrá "algún avance". Asimismo, se quejó porque el Gobierno "en vez de hacerse cargo y decir lo que pasó, responsabilizar a quien está involucrado, siguen tapando y dando vueltas con cosas que no tienen sentido".

"Es algo perverso, una tomada de pelo"

"Hay días que uno se lo toma con más paciencia y otros, como hoy, con mucha bronca, porque siente que le están tomando el pelo", añadió. Consultado sobre las distintas versiones que han circulado desde la desaparición de su hermano, en medio del desalojo de una protesta mapuche en Chubut, por parte de la Gendarmería Nacional, dijo que sabían "que iba a pasar" y sostuvo que es "algo perverso, una tomada de pelo".

"Esto no es algo serio, todos los días es algo distinto para ensuciar a la víctima, con cosas que no tienen fundamento. No quieren asumir que la gente que participó en la represión es la que está involucrada", advirtió.

Embed

El último viernes, C5N mostró las imágenes de la cruda represión en la ruta 40, en donde dos escuadrones de Gendarmería atacaron a un minúsculo grupo de mapuches que protestaban allí. "Tiren al negro", se le oye decir a uno de los uniformados, que salieron a la cacería de los manifestantes a los costados del camino una vez que liberaron los carriles.

La semana pasada, se descubrió un dato clave que puede dar vuelta la causa: un collar como el que vestía Santiago fue hallado en un río cerca de donde ocurrieron los hechos. Dos miembros de la comunidad declararon ante la Justicia que Santiago estuvo con ellos ese 1 de agosto, pese a que el propio Ministerio de Seguridad lo pone en duda.