El diario Clarín dio cuenta del conflicto gremial en el que más de 300 trabajadores fueron despedidos de su planta gráfica de AGR. Sin embargo, no lo hizo de manera imparcial y terminó atacando a los empleados, que denuncian maniobras para acabar con su convenio colectivo.

En la cobertura, el "Gran Diario Argentino" escribió que "uno de los talleres gráficos pertenecientes al complejo industrial de Artes Gráficas Rioplatenses (AGR) en Pompeya fue tomado ayer violentamente por un grupo de unos 40 empleados". Allí, destacó que "durante la ocupación se dañaron puertas, ventanas, muebles y cámaras de seguridad, además de desalojar y agredir al resto del personal que se encontraba en la planta".

LEE MÁS

Embed

Además, responsabiliza a la comisión internal gremial por los despidos, ya que aseveró que el mercado gráfico está en crisis y "todas las propuestas" para revertirlo "fueron sistemáticamente rechazadas por la comisión interna, que también se negó a discutir otras medidas para reducir las pérdidas".

Embed

Según Clarín, en la planta localizada en Corrales al 1300, barrio de Pompeya, solo se imprimían guías telefónicas y catálogos comerciales. Los trabajadores aseguran que de allí salían los ejemplares de Clarín y Viva, entre otros. . "Es una decisión difícil, sobre todo teniendo en cuenta que el Grupo Clarín viene creando cuatro puestos de trabajo por día", fue la insólita argumentación. Mientras tanto, el conflicto sigue.