Hasta 1979, la embajada de los Estados Unidos en la Argentina llevaba registrados 9.500 casos de personas víctimas de la dictadura, en su mayoría desaparecidos.

Se trata de cientos de cables, transcripciones de conversaciones, reportes y notas entre el Departamento de Estado y la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires que "ayudan a clarificar" un importante número de casos de desapariciones y que fueron ahora desclasificados.

En ellos figuran algunos casos de detenciones a disposición del PEN y hasta confinamientos como el del propio Carlos Menem en Formosa.

Un equipo coordinado por Carlos Osorio, director del National Security Archive's Argentina Documentation Project procesó los archivos. El resultado de ese trabajo son 15 documentos que detallan tanto casos emblemáticos de la represión ilegal, muchos de ellos enmarcados en el llamado Operativo Cóndor (la cooperación entre las fuerzas represivas de los países del Cono Sur), así como otros casos en los que existe información o pistas sobre el destino de las víctimas, publica el portal Infobae.

Los registros de los desaparecidos surgen de casos particulares de personas que denunciaban, pero también de distintas organizaciones de adentro y de afuera del país como Amnesty International, Anti Defamation League, la DAIA, la Comisión Interamericana de Derechos Umanos (CIDH), la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos o el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

Esta desclasificación es la más importante desde la del 2000, durante la presidencia de Bush. Por aquel entonces se intentó continuar con esta política, pero cuando el Departamento de Estado le solicitó a la CIA y al Pentágono que libere los documentos, rechazaron la solicitud.

En esta nota