En las primeras horas de 2017 se dio a conocer un nuevo homicidio ocurrido en el barrio de Flores, en plena Ciudad de Buenos Aires. Ante ello, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich salió a hacer un curioso y particular análisis de la situación, que terminó generando rechazo en la opinión pública por su desafortunado contenido.

Durante un acto oficial, Bullrich aseguró que la cantidad de asesinatos cometidos en la zona durante el 2016 "fue menos de la mitad de los ocurridos en el 2015".

En este sentido, la funcionaria explicó que a lo largo de todo el 2015 "se cometieron 37 homicidios en el barrio de Flores, pero en el 2016 hubo 16".

"Se cometieron 37 homicidios en el barrio de Flores, pero en el 2016 hubo 16".


"Las cifras nos van a dar la razón y van a estar avaladas por las Naciones Unidas", agregó Bullrich que para intentar bajar del tono de sus declaraciones agregó que "todavía falta mucho porque esos 16 casos son 16 vidas y familias destruidas".

"Nosotros no queremos que haya 16 pero se bajó mucho. Tampoco queremos dar muchos números porque los números son fríos y estamos hablando de 16 personas asesinadas, que tiene nombre y familia", sentenció la ministra.