El Presidente Mauricio Macri jugó un partido de fútbol con los trabajadores que realizan arreglos y remodelaciones en la quinta de Olivos, pero no se destacó por su desempeño sino por una vestimenta particular.

LEÉ MÁS: Hope Solo denunció a Joseph Blatter por acoso sexual

Macri jugó para el equipo de los trabajadores y se enfrentó a un grupo de funcionarios y asesores del Gobierno en el predio presidencial en un "picadito" nada improvisado, ya que incluso contó con la participación de un árbitro.

Kino Bovio 6.jpg

Ambos elencos vistieron las dos versiones de la camiseta de la Selección para diferenciarse. Los funcionarios jugaron con la celeste y blanca, mientras que el otro equipo lo hizo con la azul, a excepción del jefe de Estado.

El Presidente también jugó de azul, pero no lo hizo con la indumentaria nacional, sino con una camiseta del seleccionado japonés, que tiene un formato similar.

En esta nota