Los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires lanzaron en las redes sociales una campaña para reclamar la apertura de paritarias y negociar un aumento salarial que les permita cubrir los gastos de la canasta básica.

La placa que se viralizó, acompañado del hashtag #SALARIOSdeHAMBRE, describe que en julio de 2016, el salario básico docente era de $4240.50, idéntico al de mayo de este año.

LEER MÁS: Creció un 30% la compra de particulares en comercios mayoristas

La "canasta básica para no ser pobre", según expresan los maestros, es de $14.090, mientras que el salario de bolsillo de un maestro de grado es de $9801,34.

El pedido es: "11 meses cobrando el mismo salario... así no podemos vivir más". La placa lleva la firma de los seis sindicatos educativos bonaerenses: AMET, FEB, SADOP, SUTEBA, UDA y UDOCBA.

Embed

En esta nota